Blackthorn
Notas del Director
Uno de los aspectos que más me atrae del western es que se trata de un género profundamente moral. En él, los personajes se enfrentan a la vida y sus grandes temas (la libertad, el compromiso y la lealtad, el valor, la traición, la propiedad y el dinero, la justicia, la amistad e incluso el amor) en condiciones muy puras, muy simples, por lo que las decisiones a las que deben enfrentarse los personajes resultan no sólo muy dramáticas, sino ejemplarizantes.

¿Qué más puede pedirse a una película, a cualquier obra dramática, que ayudarnos a mirar hacia nuestra propia vida y la manera de afrontarla?

Blackthorn vuelve sobre esos temas de una manera que parece reivindicar su vigencia, la pertinencia de esa mirada moral precisamente ahora que nuestro mundo, la sociedad que hemos construido, la considera obsoleta… Y por el hecho de abordarlos con clara consciencia de nuestro presente, su tono es inevitablemente nostálgico. En mi opinión, este es el principal atractivo de la propuesta, cuya trama podría definirse como una especie de canto del cisne.
    1 . 2